Retina

Un buen diagnóstico, nuestro mejor aliado. Te asesoramos en los últimos tratamientos

Ven a nuestra clínica, te escuchamos, estudiamos tu caso y te ofrecemos la mejor solución.

La retina incluye multitud de patologías que deben ser analizadas una a una. Un buen diagnóstico es fundamental para asegurar la visión. Nuestra larga experiencia en este campo avalan nuestros diagnósticos y tratamientos:

Degeneración Macular
Asociada a la Edad

Descripción.

¿Qué es la DMAE?

La Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es una dolencia cuasada por el envejecimiento prematuro de la mácula que afecta especialmente a las personas de más de 50 años.

OJO SANO
OJO CON DMAE
VISIÓN CON DMAE

Preguntas más frecuentes

¿Qué provoca la DMAE?

La enfermedad provoca en los pacientes la pérdida de la visión central. Los primeros síntomas pueden consistir en ver zonas oscuras o notar frecuentemente visión nublada o distorsionada. Esta enfermedad no causa dolores, ni tan siquiera molestias importantes, tan sólo aquellas que se derivan de una visión deficiente.

¿Quién tiene más riesgo de padecer DMAE?

Como su propio nombre sugiere, la Degeneración Macular Asociada a la Edad afecta a las personas mayores. Puede empezar a manifestarse en torno a los 50 años, pero es a partir de los 65 cuando afecta a un porcentaje más alto.

¿Se puede curar la DMAE?

Hasta el momento, no hay ningún tratamiento que cure completamente la DMAE, pero se está consiguiendo no sólo frenar la enfermedad sino mejorar algo la visión. Su oftalmólogo le indicará el tratamiento que mejor se adecue a su caso. Los programas de rehabilitación visual pueden ayudar a tener mejor rendimiento visual.

¿Cómo puedo prevenir la DMAE?

Hay factores que contribuyen al desencadenamiento de la enfermedad, que no pueden evitarse, como son la edad, la herencia familiar o el tener ojos claros. Pero hay otros factores de riesgo que pueden ser eludidos con mayor facilidad, principalmente llevando una vida y una alimentación sana.

Importancia de la alimentación

Una alimentación saludable y equilibrada es fundamental. Además, en determinados casos su oftalmólogo podrá aconsejarle un complemento micronutricional a base de vitaminas, pigmentos carotenoides y Ácidos Grasos Omega 3.

5 CONSEJOS ALIMENTARIOS

Vitamina E

Varíe las grasas, dando preferencia al aceite de oliva y al de girasol.

Fuentes de vitamina E: aceite de oliva, maíz, margarinas vegetales, aceitunas negras y germen de trigo.


Vitamina C

Inclínese por frutas y verduras de diferentes colores (verde, amarillo, rojo…).

Fuentes de vitamina C: cítricos, kiwis, fresas, grosella, guayaba, pimientos y perejil.


Zinc

No dude en tomar alimentos ricos en Zinc.

Fuentes de Zinc: hígado, legumbres, pan integral, queso, ostras, yema de huevo y mariscos.


Luteína y Zeaxatina

Tome verduras de hoja verde.

Fuentes de Luteína y Zeaxatina: espinacas, repollo, lechuga, berro, judías verdes y brécol.


Ácidos Grasos Omega 3

Coma pescado al menos dos veces a la semana.

Fuentes de Ácidos Grasos Omega 3: pescado azul (sardina, anchoa, caballa, salmón, atún rojo, arenque), pescado blanco y mariscos.

OTROS CONSEJOS PARA PREVENIR LA DMAE

  • Evite el exceso de peso.
  • Deje de fumar.
  • Proteja sus ojos de los rayos solares.
  • Visite con frecuencia a su oftalmólogo.

Inyecciones intravítreas

Descripción.

¿Qué son las inyecciones intravítreas?

Las inyecciones intravítreas consisten en la administración de medicamentos en el ojo para tratar enfermedades oculares y proteger la visión.

Mediante una inyección, el medicamento adecuado se introduce en la cavidad vítrea, un espacio situado en la parte superior del ojo, detrás del critalino (como se ve en la figura).

¿Para qué sirven? ¿Qué enfermedades tratan?

La inyección de dichos medicamentos directamente a la cavidad vítrea puede tratar ciertas enfermedades oculares y proteger la visión. Algunas de las enfermedades que con mayor frecuencia requieren inyecciones intravítreas son:

  • La DMAE (degeneración macular asociada a la edad), una enfermedad degenerativa que afecta a la zona central de la retina (mácula) y provoca pérdida de visión.
  • Membrana neovascular coroidea secundaria a varias enfermedades retinianas (por ejemplo, a la miopía alta, a la coroidopatía serosa central, etc.).
  • Edema macular (enfrosamiento de la mácula) independiente de su causa (los más frecuentes son los siguientes):
    • Edema macular diabético
    • Edema macular secundario a oclusiones vasculares
    • Edema macular cistoide

Preguntas más frecuentes

¿Por qué son necesarias?

Las inyecciones intravítreas son necesarias debido a que los efectos de la administración oral o por vena de dichos fármacos no alcanzarían el interior del ojo con la intensidad adecuada, además de que, en algunos casos, para alcanzar los niveles necesarios, las dosis que deberían tomarse por vía oral serían demasiado altas y podrían resultar dañinas.

¿Qué tipo de fármacos se inyectan?

Los fármacos que se inyectan pueden ser de dos tipos:

Fármacos Antiangiogénicos: se utilizan para eliminar los vasos anormales que hay en la zona ocular afectada y que son los responsables de algunas enfermedades de la retina.

Dispositivos de liberación retardada de corticoides: se utilizan para controlar la inflamación.

¿De qué manera se realiza la inyección?

Se lleva a cabo en quirófano y se utiliza anestesia tópica (gotas). Antes de proceder, se desinfecta el ojo y los párpados, en condiciones de asepsia. Es un procedimiento habitualmente rápido, no es doloros y produce escasas molestias en el posoperatorio.

Efectos del procedimiento

Tras la inyección, se puede experimentar sensación de cuerpo extraño, presión en el ojo o molestias leves e inespecíficas, aunque no suele haber dolor. También puede darse una pequeña hemorragia subconjuntival o pueden aparecer moscas volantes. Ambos efectos desaparecen con el tiempo.

Es importante evitar tocarse los ojos y nadar durante varios días.

En caso de dolor o malestar, enrojecimiento o sensibilidad a la luz o disminución de la visión es necesario consultar con el oftalmólogo de forma urgente.

Riesgos de la inyección

Aunque el riesgo de complicaciones es extremadamente bajo, lac omplicación más temida es la infección (endoftalmitis). Sin embargo, la buena preparación en quirófano y las condiciones de asepsia hacen que su incidencia sea muy baja. Otras complicaciones pueden darse con incidencias muy bajas y no son graves.

Láser de retina

Un buen diagnóstico es clave para establecer el mejor tratamiento. Consúltanos tu caso y te asesoraremos.

Pide cita en Millán + Martínez.

Cirugía de retina

Un buen diagnóstico es clave para establecer el mejor tratamiento. Consúltanos tu caso y te asesoraremos.

Pide cita en Millán + Martínez.